Antonio Guerra

Años nuevos, vicios viejos.


¡Joder! Cada día nos ponen las cosas más difíciles. Antes, en mis tiempos mozos, escribíamos en una vieja máquina, por cierto, con un parecido exterior muy parecido a un tricornio de la Guardia Civil, y ahora, tiramos de ordenador y enviamos nuestros escritos a una cosa llamada Blog. Pues que remedio queda. Viva la modelnidad. De todas formas aquí estamos y, oiga compadre, muy a gusto, esperando tal vez con senecto optimismo que nuestras modestas cuartillas ayuden un poco a que nuestra querida Aguere tire palante.
 
Es difícil, como entiende nuestro apreciado director, ser algo original al tratar los problemas de La Laguna, pues, aunque pisamos años nuevos. Gracias a Dios. Los problemas siguen siendo viejos y hasta arcaicos. Gracias a nuestros políticos. En especial los que atañen a la cultura. Iten más. Después de leer en los periódicos las declaraciones del señor Torvisco, donde expresa con bastante claridad un latente pesimismo respecto al porvenir del Teatro Leal. ¡Que el Niño Jesús nos coja confesados! Teatro, .tan querido por todos los laguneros, y que estas fechas hemos recordado como refugio no solo de actos artísticos y culturales en su día, sino, también, por aquellos bailes de Fin de Año organizados por el Orfeón La Paz. Reuniones aquellas de entrañable ambiente familiar, donde nuestros padres desde muchos meses atrás, reservaban palcos y plateas para poder festejar esa noche con unos cuantos bocadillos, algún bizcochón y un par de litros de vino, más una botellita de Anís del Mono para las señoras. Y lugar privilegiado por los puretas, (palcos y plateas), para observar con detenimiento las evoluciones de sus hijas bailando muy modositas por el patio de butacas.
 
Momento culminante de la fiestas , como no podía ser de otra forma, era la hora de partir el año, donde a los acordes del pasodoble Islas Canarias entonado por la orquesta dirigida por doña Luisa Machado, se daba rienda suelta a los abrazos y a las felicitaciones más efusivas y escandalosas. Perdonen ustedes este paso por la nostalgia en este primer encuentro por el dichoso Blog, pero ya tendremos tiempo de sobra para escribir un poco más sobre los problemas de La Laguna, que por desgracia no son pocos. Hasta pronto.
 
GUERRITA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s