Miguel Ángel González Batista

ECO-PIFIAS


Que la protección del medio ambiente se está convirtiendo en una tarea esencial dentro de la gobernación de las instituciones, nadie lo pone en duda. Ahora bien, intentar tomar el pelo al pueblo con excusas “ecológicas” y gastarse innecesariamente los dineros municipales en obras sin considerar su utilidad real, es otra cosa.

 

La última mamarrachada es el Parque Ecológico de La Cuesta, que ni es ecológico ni es de La Cuesta. Situado en la falda de la montaña de Ofra, ya construida y vilipendiada por el urbanismo salvaje, esta planicie desnivelada acogerá la nueva pajada arquitecto-mental de un plan Urban que no se está dejando notar como debiera en su radio de acción, reduciendo sus resultados aparentes a un puñado de infraestructuras aderezadas paradas y papeleras “violeta hortera chillón”, cuando las necesidades reales del extrarradio lagunero radican mas en unas mejores comunicaciones y servicios al ciudadano, así como una mayor presencia de seguridad.

 

Volviendo al tema del parque, es imperdonable como se dedican notas de prensa tan extensas sobre este tema, cuando tiene pinta de ser un tranque de cuidado. A ver, ¿qué familia en su sano juicio va a caminar casi 1 km desde el centro de La Cuesta para ir a ese parque? ¿A que vienen los hornos ecologicos? ¿Acaso no se pone un asadero para no molestar con el tufo a los montañeses? ¿Por qué se hace un parque en un sitio desnivelado, se le llena de muros y se pierde espacio? ¿No son demasiado altos para los niños? ¿Acaso en La Cuesta no sobran solares mas céntricos que ahora son usados como depósito de farolas viejas? Estas y otras preguntas se agolpaban en mi cabeza cuando visitaba estas instalaciones por terminar hace no muchos días. Y es que parece un improperio o una broma de mal gusto a La Cuesta ubicar algo tan caro tan lejos. Similar a que se derrumbe la única instalación polideportiva pública (canchas de piche de f. sala, baloncesto y tenis) en la trasera de Los Salesianos pagada por el Cabildo hace menos de una década por hacer un campo de fútbol grande, cuando ya en Ofra se ha hecho uno que da y sobra.

 

Pero estas son las cosas de nuestro consistorio, tan cutres como el cable que hoy atravesaba el suelo una calle desde la oficina de la Policia Local de La Cuesta hasta el depósito de vehículos contiguos para darles luz. ¡Ay, Anita, que cosas tienes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s