Fidel Campo Sánchez

FRANCISCO GONZÁLEZ DE ALEDO Y BUERGO ESCLAVO MAYOR


Nos mueve el hacer este comentario la gran satisfacción que sentimos por el nombramiento  de Francisco González de Aledo y Buergo como Esclavo Mayor del Stmo. Cristo de La Laguna.

 

En sus primeras declaraciones a la Prensa, el nuevo esclavo Mayor, puso de manifiesto que su labor estará dirigida, principalmente, a lograr un mayor acercamiento a los sectores más desfavorecidos de la sociedad, fomentando la Caridad. Para ello pedía ayuda al Stmo. Cristo y así poder afrontar mejor dicha tarea. Estas intenciones nos conmueven de verdad y nos enorgullecen en tales términos que sólo nos permiten emocionados enaltecer el noble rasgo de Francisco, animarle y desearle una fructífera labor al frente de la Esclavitud.

 

A las manos generosas que tiende quien rige la institución religiosa más importante de Canarias, nosotros no podemos decir otra cosa que ofrecer toda nuestra colaboración, a la vez que manifestamos que nuestro corazón ha quedado pleno de gratitud y simpatía por el nuevo rumbo de la Esclavitud, en sintonía con la campaña de la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna de “autoridad para compartir”, dirigida a que la sociedad sea más solidaria con los más necesitados, con los más pobres.

 

El nuevo Esclavo Mayor es abogado en ejercicio y su interés por ayudar a los necesitados, le viene dado por los valores religiosos familiares y fundamentalmente de su progenitor el recordado y prestigioso jurista, doctor y profesor de Derecho Civil, don Manuel González de Aledo y Rodríguez de la Sierra, asesor y amigo del obispo don Domingo Pérez Cáceres, el obispo de los pobres como se conocía a don Domingo, que tuvo que dejar huella de su generosidad en la persona y en la familia, hasta el punto de que el nuevo Esclavo Mayor, recibió las aguas bautismales de nuestro recordado Prelado.

 

Es obligado recordar que don Manuel González de Aledo, accedió a Esclavo Mayor en el año 1942. Fue un hombre de sólidas y profundas creencias religiosas, forjadas además en su amistad con el Magistral don Heraclio Sánchez, compañero de Facultad y verdadero tribuno del pueblo y el mejor orador sagrado que se recuerde en Canarias. Don Heraclio defendía desde el púlpito la dignidad humana de los desamparados, pidiendo justicia para los que con el sudor de su frente ganan el pan, tratando, por tanto, de aminorar las necesidades de los humildes.

 

Sabemos que la muerte prematura de don Heraclio, de la que dio buena cuenta su propio corazón le afectó mucho pero, unió más a don Manuel con el entonces Deán don Domingo, cuyo lema episcopal fue: “Parte tú pan con el hambriento y a los pobres mételos en tú casa, cuando vieres al desnudo, cúbrelo y no desprecies su carne”. Con estas personas forjó su fe profunda el señor González de Aledo.

 

En el año 1981 accede a la presidencia de la Esclavitud, su hijo, el también abogado, doctor y profesor de Derecho Penal, Federico González de Aledo y Buergo, con lo que continúa el arraigo familiar a tan querida institución religiosa.

 

Hay necesariamente que recordar que en el año 1948, preside la Esclavitud, don José Vicente de Buergo, ex alcalde de la ciudad de nuestra ciudad, hermano de doña Remedios esposa de don Manuel de Aledo y por  tanto tío de Francisco y Federico. Asimismo fue Esclavo Mayor, en el año 1960, don Sebastián Martín-Neda y Díaz-Llanos, coronel de Artillería y esposo de doña Carmen Buergo y Oraa. Más recientemente su hijo José Miguel Martín-Neda y Buergo.

Al mismo tiempo no podemos olvidar que en la Junta de Gobierno actual, desempeña el cargo de secretario de la Esclavitud, Francisco José Doblas y González de Aledo, nieto y sobrino de la familia.

 

Con satisfacción vemos en la composición de la actual Junta de Gobierno, nombres y apellidos de familias muy vinculadas de siempre a la Esclavitud, como el nuevo Teniente Esclavo Domingo Lecuona, el Tesorero Iván González Riverol, hijo del ex alcalde de La Laguna, Norberto González Abreu, de vicesecretario a Francisco Tubal Morales, de conocida familia lagunera, o los vocales natos, Emilia de La Roche Machado, hijo del Esclavo Mayor de 1955, don Ildefonso La Roche Lecuona que fue magistrado y Presidente de la Audiencia Provincial.

 

Figura también como vocal-nato, Juan Luís Mauri-Verdugo y García. Este último hijo del juez municipal sustituto, don Juan García Pérez, sobrino del famoso párroco de Santa Domingo de Guzmán José García Pérez y a su vez sobrino del ex alcalde y gran Caballero, don José Luís Mauri-Morín y Verdugo. La dedicación de éste último, a los actos de conmemoración del centenario del Título de Real, concedido por S.M. don Alfonso XII a la Venerable Institución, ha sido digno de los más elocuentes elogios por parte de sus compañeros de Junta, no faltando menciones de tales eventos en los libros de actas.

Mención especial merece el Maestro de Ceremonias y ex apoderado del antiguo Banco Hispano, Emilio Melián Martín, heredero de una importante saga de especialistas en la materia, desde Juan Marrero, Agustín Guerra, Manuel Rojas, Abel Afonso, Pedro Afonso, el increíble Francisco Toste y el reciente desaparecido Agustín Santana.

 

No podemos dejar de mencionar y olvidar a los miembros de la Junta, que ocupan los puestos de más trabajo, como son el Esclavo de la Cera, Ricardo González y el Mayordomo Domingo Ferrera que son los auténticos braceros de la Esclavitud. Por lo general suelen ser esclavos desconocidos y de humilde condición pero llevan las tareas más incomodas, por lo que queremos, con estas líneas, rendirles nuestro mayor respeto y cariñoso agradecimiento, aunque nos consta lo hacen todo por su querido Cristo de La Laguna.

 

Recordar que fue en tiempos del Esclavo Mayor, don Enrique Romeu Palazuelos, conde de Barbate cuando se facilitó a los frailes en la parte alta de la casa, unas habitaciones para mejorar su confort, siguiendo en vigor el contrato firmado en 1917, en el que se fijaron las condiciones para la entrega de la casa, huerta y enseres del Santísimo Cristo, circunstancia que varios esclavos mayores recientes no han respetado, entregando al superior de la congregación de frailes franciscanos, las llaves de la casa, del museo, quienes pasarán a la historia como auténticos irresponsables, que más que hacer se dedican a entorpecer y fantasmear.

Pues bien. Los esclavos forman la primera y más numerosa Cofradía de la Diócesis y sus más de mil trescientos miembros han elegido a Francisco González de Aledo y Buergo como su “Papa Negro”, su Propósito General. Este ejército uniformado, por supuesto de negro, se enfrenta a un reto importante: afrontar una labor de acercamiento a los sectores más desfavorecidos fomentando la Caridad.

 

Estamos totalmente de acuerdo, Cristo amaba a los que tenían hambre y sed y el Esclavo Mayor, ¡bienaventurado sea!, quiere seguir las huellas del Maestro, con los cultos de siempre y sin la “escuadra de artilleros”

 

¡Bendito seas Señor de La Laguna que nos sigues moviendo a todos tras tu sendero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s