Azucena Arteaga Medina. Estudiante de Historia del Arte

La sala Conca se vende


Este año 2010, la sala Conca proyectaba la celebración del cumplimiento de sus cuarenta años de actividad constante e intensa en el panorama artístico de Canarias y también en territorio peninsular.

Las razones para hacerlo eran obvias, pero para quien las ignore, no está demás sobrevolar brevemente cuatro décadas de historia, que muy a desgracia, han llegado a su fin.

El desinterés y la inconsciencia de quienes poseen la llave política y económica del apoyo hacia quienes profesan activamente su creencia en el arte y la cultura, en esta ciudad, en la que no pocos lloramos atónitos ante su muerte.

En marzo de 1971, Gonzalo Díaz inauguró, con una exposición de Pepe España, su entrega a la profesión de galerista, o como él antes prefería ser llamado, salista. Así fue como nació un personaje clave en la historia del arte contemporáneo de Canarias, incluso me atrevería a decir, que a nivel nacional, en fin, hablo de a quien todos llamamos, “Conco”, y de su “sala Conca”.

“Llevo cuarenta años cerrando la sala Conca” es una frase muy repetida por el ex – salista, en las muchas entrevistas que le han hecho, cumpliéndose al colgar un cartel de “se vende”, en la puerta de acceso a la sala, el ansioso cuarenta aniversario acaba con sabor a desilusión.

La tarea de galerista, nada fácil, ha sido ejecutada durante estos años de una forma excepcional, con tal empeño, que todavía me es difícil diferenciar entre Conco y Gonzalo. Su sala ha ofrecido cuatro generaciones de arte canario, nacional y extranjero de gran calidad, de diversas personalidades, estilos, técnicas, enriqueciendo la ciudad, con un espacio volcado en la libertad de pensamiento, la expresión y el intercambio cultural, proclamando la vitalidad aún en tiempos no favorables, con el riesgo incluso de la cárcel.

Pero sobre todo ha dejado una colección sin igual en las islas, si el número de piezas es escandaloso, más lo son sus padres, Miró, Pablo Serrano, Tápies, Millares, Saura, Guinovart, Claude Viseux, José Hernández, Luis Mayo, Rábago, Juan Bordes, Bellver, sin mencionar a los artistas locales, todos también de renombre, Pepe Abad, Chirino, Ildefonso Aguilar, Cándido Camacho, Pedro González, Gonzalo González y un largo etc., en el que se incluye como se ha dicho a artistas extranjeros, Monirum Islam, Kurt Mikula, Eve María Zimmerman, Gothart Kuppel, Walter Meigs…

La sala Conca, con su espacio, su colección, su historia, su credo, su director, hoy se vende al mejor postor.

Parece ser que nos vence la crisis económica, pero sobre todo la crisis cultural, mientras la economía mundial cae en picado. Los centros comerciales se llenan de gente, que intercambia capital por plástico. Los teatros ofrecen itinerarios ruinosos. La educación fracasa. La cultura se convierte en celebración a la mediocridad.

La Plaza de la Concepción se viste de negro. No como homenaje a la casa negra y blanca, sino más bien de luto, porque, la sala Conca muere tras cuatro décadas de esfuerzos por mejorar nuestra cultura, por ampliar nuestras fronteras visuales y vivenciales. Es hora de gritar ¡basta ya!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s