VARIOS COLECTIVOS VECINALES DENUNCIAN QUE VAN A DESAPARECER POR CULPA DEL AYTO. DE LA LAGUNA

Bruno Santana, directivo de la asociación de vecinos La Unión de San Miguel de Geneto, denunció que el calamitoso presente al que se ve abocado la asociación es una consecuencia del flagrante incumplimiento de los dirigentes políticos que están administrando el ayuntamiento de La Laguna, que presumen mucho de la participación ciudadana, cuando realmente tratan de evitar que los colectivos ciudadanos participen de la vida municipal, por lo menos en lo que se refiere a los críticos con el sistema.

Santana está cada vez más convencido de que vivimos en un mundo que funciona al revés, donde los políticos que más cotas de poder alcanzan son los más mediocres, pero los más manipulables por parte de los grandes poderes económicos, que son al fin y al cabo quienes de verdad mandan en la vida política.

Insiste en que los incumplimientos de las promesas realizadas por lo políticos municipales han derivado en que La Unión de Geneto esté asfixiada, al borde de la desaparición porque es imposible pagar el alquiler del local, más los costes de agua, luz y teléfono, que si bien es cierto que desde hace dos años han sido costeados gracias a la aportación económica de muchos ciudadanos, el sacrificio se ha hecho insostenible debido fundamentalmente a que toda la ciudadanía está soportando los efectos de la crisis, lo que conlleva a que cada vez sean menos los ingresos por este vía.

Desde su punto de vista, desde que entrara al gobierno municipal Ana Oramas (CC), el ayuntamiento de La Laguna ha ido a muerte a cargarse el movimiento ciudadano, lo que se traduce en que con el paso de los años, las asociaciones, sobre todo las más críticas, se hayan visto abocadas a la asfixia institucional y a que el movimiento asociativo sea una mera anécdota en el municipio.

Recuerda que el consistorio planificó los centros ciudadanos con el objetivo de que los ciudadanos abandonaran las asociaciones de vecinos puesto que no en vano sufragaba todos sus gastos, lo que ocurre es que una vez desactivado el movimiento ciudadano, el ayuntamiento ya ha dicho que el presupuesto para esos centros va a sufrir un drástico recorte, con lo que la actividad se reducirá a la mínima expresión.

Bruno Santana advierte que este “error” del ayuntamiento de La Laguna está hecho a conciencia porque el objetivo no era otro como ya ha dicho anteriormente que aniquilar a las asociaciones vecinales críticas, no hablamos por tanto de que se deba a una situación fruto de una mala gestión casual sino porque a los dirigentes políticos les interesa acallar las voces discrepantes puesto que no cabe olvidar que al final a los colectivos que están destruyendo son los más cosquillosos con la gestión municipal, los que presentan alternativas de gestión, los que denuncian públicamente que existen otras vías para poner a funcionar las cosas y quienes reclaman que se escuche a la ciudadanía porque al fin y al cabo en la que reside el poder.

El dirigente vecinal explica que personalmente se escandalizó cuando en 2010 se les abre las puertas a subvenciones, pero habiendo presupuesto sin embargo no las sacan en oferta, con lo cual el dinero que estaba destinado para ello, es desviado a otras áreas municipales sabiendo cómo están sufriendo muchas asociaciones de vecinos para no cerrar sus puertas.

Acusa al grupo de Gobierno de La Laguna, al anterior y al actual, de llevar al borde de la desaparición al movimiento asociativo adrede con el objetivo de que aquellas asociaciones que ponen el acento en la mala gestión desaparezcan definitivamente o se arrodillen ante su poder.

Por su parte, Andrés Pérez, vicepresidente de la asociación de vecinos de San Lázaro (La Laguna) y miembro de la Coordinadora de Pueblos y Barrios, dijo que las graves circunstancias económicas que rodean a la asociación están haciendo inviable que continúe abierto el local que en la actualidad hace de sede del colectivo porque no pueden hacer frente al pago de las facturas más esenciales.

Pérez afirma que por desgracia en Canarias todos los movimientos que sean críticos son maltratados sistemáticamente por las administraciones, puesto que la asfixia a la que se ven sometidas asociaciones como San Lázaro, Camino La Villa o Geneto o movimientos culturales como el Centro de la Cultura Popular Canaria sencillamente porque defienden su independencia y muestran abiertamente su crítica no puede sino calificarse como maltrato.

El dirigente vecinal asegura que en una democracia real no ocurre ese atropello al que en las islas, especialmente en La Laguna, se somete contra asociaciones como las anteriormente mencionadas, máxime cuando hablamos de colectivos que han hecho tanto por la integración y progreso de sus barrios y cuando han defendido una verdadera participación ciudadana en la vida política del municipio, que no es otra cosa que una herramienta enriquecedora de la propia democracia.

Desde su punto de vista, en lugar de tratar de exterminar el asociacionismo, el ayuntamiento debería potenciar al máximo el tejido asociativo porque son buenos para el conjunto de la sociedad y muy útiles para el municipio, tras lo que añade que perder unas asociaciones como las de San Miguel de Geneto, Camino La Villa o San Lázaro sería un golpe muy fuerte contra los ciudadanos de esos barrios, pero sería una mala noticia para todo el conjunto de La Laguna.

En este sentido, indica que la asociación a la que representa ha hecho saber al concejal de Participación la delicada situación por la que atraviesan, que puede provocar el cierre de actividades en el barrio, al igual que expusieron casos como el de Geneto, exponiéndole en dicho encuentro que las asociaciones vecinales son fundamentales en la estructura social del municipio, de manera que si se retira una subvención a un centro ciudadano no le pasa nada porque se les está costeando todos sus gastos por parte del ayuntamiento, pero si se recortar las ayudas a las asociaciones es conducirlas a una muerte lenta, pero segura.

Andrés Pérez afirma que el ayuntamiento de La Laguna está condenando a la asociación de San Lázaro a su desaparición y recuerda a sus dirigentes que mientras se financia completamente los gastos de los centros ciudadanos, se eliminan las ayudas a la asociación, que en estos momentos ya no puede pagar el alquiler del local ni las facturas de agua y luz.

La forma en la que está actuando el consistorio es un ataque a derechos fundamentales de los ciudadanos como es el de libre reunión, ya que como dice la constitución, las administraciones públicas deben facilitar que los vecinos dispongan de un lugar en el que poder mantener encuentros de forma periódica, de manera que esto sólo puede suceder si los barrios disponen de un lugar en el que se puedan reunir los vecinos, argumentación que viene a colación porque explica que recientemente un concejal del grupo de Gobierno negó que se estuvieran conculcando este derecho fundamental puesto que los vecinos pueden verse cuando quieran, lo cual a su juicio no deja de ser otro desprecio más de una clase política que no quiere ni en pintura movimientos independientes y críticos.

Un comentario en “VARIOS COLECTIVOS VECINALES DENUNCIAN QUE VAN A DESAPARECER POR CULPA DEL AYTO. DE LA LAGUNA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s