SANTANA ACUÑA REITERA EL VALOR HISTÓRICO DEL ESTANQUE Y EL ESCALÓN EN LA PLAZA DE LA CATEDRAL

!cid_621d2d44-81a4-4755-a228-42cdae819bce@fasmail_harvard

Derecha: plaza de la Catedral de La Laguna sobre un pedestal escalonado neoclásico. Izquierda: Catedral de Pamplona con escalinata neoclásica frente al atrio.

El historiador y sociólogo de la Universidad de Harvard Álvaro Santana Acuña ha emitido un comunicado expresando su discrepancia con aspectos clave del informe de los catedráticos Palerm, Wildpret, Tejera y Castro. El historiador sostiene que el informe no tiene en cuenta información esencial sobre la historia urbana de la plaza desde el siglo XVI, y sobre todo no pone en relación la plaza de la Catedral con la historia y el desarrollo de otras plazas laguneras desde la segunda mitad del siglo XIX, ni tampoco realiza un ejercicio de arquitectura comparada, pese a que existen ejemplos similares de plazas neoclásicas con pedestal o escalinata en Canarias, la península Ibérica y Europa. En consecuencia, el informe adolece de suficiente evidencia histórica para cuestionar el valor real de dos elementos patrimoniales de la plaza: el estanque y el escalón.

Sin embargo, Santana Acuña coincide plenamente con las críticas de sus colegas sobre los numerosos y graves fallos del proyecto original redactado por la compañía Arquitectura, Urbanismo y Cooperación de María Luisa Cerrillos. Varias de sus críticas son similares a las que Santana Acuña ha formulado en los últimos meses. Asimismo, apoya la decisión sobre la pronta realización de una excavación arqueológica. Santana Acuña recuerda que en este punto el informe confirma lo que denunció en octubre pasado con el prehistoriador José Farrujia: rebajar sin una justificación convincente el suelo de la plaza más de 50 centímetros dejaría al descubierto restos de diferentes siglos. Así, parecen haber aflorado restos de los siglos XVI, XVII, XIX y XX.

Comunicado

Tras la lectura del “Informe sobre las obras en el entorno de la Catedral de La Laguna y del proyecto arquitectónico para su acondicionamiento y ejecución,” redactado por Wolfredo Wildpret de la Torre, Juan Palerm Salazar, Antonio Tejera Gaspar y Fernando Castro Borrego, comunico lo siguiente:

Primero.

Agradezco a mis colegas el tiempo y el esfuerzo dedicado a la realización de este informe. Confío en que marque una línea a seguir en la gestión patrimonial para que el Ayuntamiento siga contando con el consejo de expertos de universidades canarias y no de compañías privadas con interés ajenos a la preservación del patrimonio.

Segundo.

En este sentido, el informe expone claramente los múltiples y graves fallos técnicos del proyecto original redactado por la compañía privada Arquitectura, Urbanismo y Cooperación de María Luisa Cerrillos, que gestionó el centro histórico hasta 2013. Varios de esos fallos los he expuesto públicamente en los medios de comunicación en los últimos meses. Asimismo, he denunciado fallos de gravedad semejante en la redacción y el uso del Plan Especial de Protección del centro histórico redactado por esa compañía. Dichos fallos han provocado la desaparición de numeroso patrimonio histórico, desde casas terreras a partes de edificios monumentales protegidos, pasando por callejones centenarios.

Tercero. Escalones de la plaza.

El informe insiste correctamente en la importancia del espacio de la plaza y su relación con la fachada neoclásica de la Catedral y el resto del edificio. Sin embargo, el informe no tiene en cuenta que el proyecto original de la fachada de la Catedral en el siglo XIX incluía tres escalones frente al atrio con las cuatro columnas. Esa escalinata se hizo y aún existe en la Catedral de Santa María la Real de Pamplona. Como es bien conocido y aceptado por los historiadores del arte, la fachada de la Catedral de La Laguna está inspirada en la fachada de la Catedral de Pamplona.

En el caso de Santa María la Real de Pamplona, los escalones contextualizan el atrio de la fachada, resaltando así las cuatro columnas y el frontis triangular. Gracias al realce de los tres escalones, el atrio de la Catedral de Santa María la Real recuerda al frente de un templo clásico de la antigua Grecia y Roma.

En el caso de La Laguna, los tres escalones frente al atrio con las cuatro columnas fueron reemplazados por dos escalones en piedra volcánica que rodean los tres lados de la plaza. Es decir, frente a lo que afirma el informe, los escalones no rompen “la continuidad del plano”. Al contrario, los escalones sirven como un pedestal escalonado neoclásico para realzar, contextualizar, armonizar y encuadrar el “plano” de la plaza y el edificio de la Catedral. Por eso, frente a lo que plantea el informe, dichos escalones tienen un valor histórico y arquitectónico de primer orden, y no pueden ser eliminados o conservados sólo delante de la plaza. Todo lo contrario, deben ser respetados en los tres lados de la plaza y adaptados en determinados puntos para facilitar el acceso de personas con movilidad reducida. Además, dicha actuación cumpliría con el dictamen en enero pasado de la Comisión Insular de Patrimonio sobre el proyecto de la plaza de la Catedral. Dicha Comisión pidió la conservación integral de los escalones.

Además de la Catedral de Santa María la Real de Pamplona, existen ejemplos arquitectónicamente similares en iglesias neoclásicas europeas con escalinata o sobre un pedestal escalonado como la Madeleine o los Inválidos en París, así como el Altes Museum de Berlín y el Museo Británico de Londres. Ejemplos similares en Canarias de espacios neoclásicos con escalinata o pedestal escalonado son la fachada y la plaza del Ayuntamiento de La Orotava, la fachada de la Capitanía General y la plaza Weyler en Santa Cruz de Tenerife, así como los escalones perimetrales de la plaza del Adelantado de La Laguna. El informe obvia estos ejemplos de este tipo y por tanto no ofrece evidencia clara de historia comparada de la arquitectura canaria y europea. El resultado es que el informe no destaca el valor real de los escalones de la plaza de la Catedral.

Cuarto. Estanque de la plaza.

Sobre “la propuesta de eliminación” del estanque en el informe, como he expuesto en repetidas ocasiones, la presencia del agua en el entorno de la plaza de la Catedral data de las primeras décadas de la fundación de la ciudad, cuando se llamaba plaza de los Remedios. En 1515 dicho entorno ya contaba con un estanque, un vergel y un corral de animales. Asimismo, en las Ordenanzas de Tenerife, a comienzos del siglo XVII, se mandó la construcción de una fuente junto a un posible chorro de abastecimiento público de agua. La presencia histórica del agua en la plaza desde el siglo XVI figura también en las investigaciones de historia urbana de La Laguna de la profesora María Isabel Navarro Segura y en los trabajos sobre la historia de la Catedral de los profesores Alberto Darías Príncipe y Teresa Purriños Corbella.

La construcción del estanque y el ajardinado de la plaza de la Catedral forman parte del proceso histórico de embellecimiento de las plazas laguneras a fines del siglo XIX. Actuaciones de este tipo incluyeron el ajardinado de las plazas del Adelantado, la Concepción y la Catedral. Asimismo, en ese período se realizaron obras de embellecimiento mediante estructuras arquitectónicas con uso de agua. Por ejemplo, la fuente de la plaza de la Concepción (reemplazada), la fuente de la plaza del Adelantado y el estanque de la plaza de la Catedral.

De nuevo, al no tener en cuenta datos importantes de la historia de la plaza de la Catedral y al no realizar una historia comparada con otras plazas laguneras, el informe desatinadamente minimiza el valor histórico y patrimonial del estanque con la silueta de la isla de Tenerife. En este sentido, el informe contraviene además la resolución de la Comisión Insular de Patrimonio, que dictaminó la conservación integral del estanque.

Respecto al posible impacto del estanque sobre las raíces de la vegetación circundante, el informe no menciona que al inicio de las obras se cortaron ilegalmente parte de las raíces de la araucaria heterophylla junto al estanque, lo cual puede haber afectado su estabilidad y supervivencia.

De la misma manera que es compatible conservar los escalones de la plaza y facilitar el acceso a las personas con movilidad reducida, considero que es perfectamente compatible la reconstrucción del estanque histórico (correctamente impermeabilizado) y el adecuado crecimiento de la vegetación histórica circundante.

Anuncios

3 comentarios en “SANTANA ACUÑA REITERA EL VALOR HISTÓRICO DEL ESTANQUE Y EL ESCALÓN EN LA PLAZA DE LA CATEDRAL”

  1. Bravo Sr. Santana. A usted definitivamente no le para nada ni nadie. Ni aunque CC haya usado a cuatro catedráticos para hacernos creer que el escalón de la plaza y el estanque no valen para nada. Todo el mundo sabe que el arquitecto Palerm es muy amigo de Oramas y de MUVISA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s