La Casa del Padre Anchieta de nuevo con problemas por Leandro Trujillo Casañas

20151121_121343

El Proyecto Anchieta, de nuevo se encuentra con atascos incomprensibles en el seno de la Corporación lagunera. Después de múltiples postergaciones no fáciles de comprender, aparecen ahora los antiguos fantasmas por las esquinas laguneras, su origen es un misterio propio de una novela de Conan Doyle, pero sus influjos se hacen realidad para introducir impedimentos incongruentes para que la Casa del Padre Anchieta, declarada por ese motivo como BIC, se convierta por fin en una casa museo. Todo ello después de muchos años, desde 1984, de tiras y aflojas. La casa familiar de los Anchieta, en la Plaza de Abajo, fue adquirida por el Ayuntamiento para tal fin mediante acuerdo plenario unánime.

Digamos, además, que tiene un gran significado para todos los laguneros y nos atrevemos a decir que ese sentimiento se extiende a la Isla, al Archipiélago entero y va más allá de nuestras fronteras íntimas para alcanzar las Américas y todo el mundo de habla portuguesa, de manera especial Brasil. Pero no se detienen ahí sus vínculos con otros territorios y culturas, pues son bien conocidos los existentes con la América hispana y anglosajona, así como con la comunidad del País Vasco, de donde el apellido Anchieta es originario.

Se siente la necesidad, una vez más, de que La Laguna, la Ciudad que vio nacer a José de Anchieta en 1534 y lo acogió cuando fue niño y adolescente, el sitio natal en el que recibió las enseñanzas que permanecen y el impulso inicial de su personalidad y capacidad para conseguir una obra universalmente reconocida, en lo que no vamos a insistir, se haga voz pública y potente. La Laguna, como muchos sentimos, no puede ni debe soslayar este compromiso, todo lo contrario, es hora de que se reclame con toda razón que se den los primeros e importantes pasos para su realización.

En una Ciudad como la nuestra, que ha demostrado en muchas ocasiones sensibilidad con su patrimonio y cultura, en estos momentos se siente con vigor que se reitera su anhelo cívico a favor de este proyecto, con el deseo de que tal aspiración muy compartida, antigua e inconclusa, sea recogida por el Consistorio y compartida con toda la intensidad necesaria para que se culmine, con el convencimiento de la bondad que encierra esta decisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s