El vehículo de gas no es la solución por José Luis Hernández (Concejal de Unid@s se puede)

José Luis Hdez

El modelo energético de nuestras islas se halla en un momento de transición hacia otro que necesariamente debe estar sustentado en las energías verdes (eólica, fotovoltaica, maremotriz, geotérmica, hidráulica…).

El grupo de presión que conforman las petroleras, las eléctricas y los sectores más reaccionarios de la clase política canaria, se ha organizado para hacer “lobby” y está centrando todas sus fuerzas en la introducción del gas en Canarias en todos los sectores posibles: gas ciudad, turismo, industria, movilidad…

Dicen que es “una necesaria transición” y esgrimen argumentos como el menor precio, el mayor poder calorífico de este combustible o que las emisiones de CO2 son inferiores a las de los derivados del petróleo. Se omite que el gas mantendría nuestra dependencia absoluta del exterior y frenaría por muchos años la implantación del nuevo modelo, donde Canarias tiene inmensas potencialidades que le permitirían alcanzar la soberanía en ese sector estratégico.

La movilidad terrestre y marítima no podían escapar de esta batalla entre lo viejo y lo nuevo. En estos días hemos visto informaciones en esa línea argumental, como la subvención multimillonaria que recibirá de Europa la empresa Fred Olsen, conocida en Canarias como “los noruegos”, para transformar los motores de uno de sus ferris rápidos para usar gas.

Esa noticia salta a los medios cuando el astillero noruego Selfa Arctic AS anuncia la puesta en funcionamiento del primer buque de pesca eléctrico del mundo. Además, en ese país nórdico, con una población de elevada conciencia ecológica y abanderado de las energías verdes (el 90% de su electricidad proviene de energías renovables y la venta de vehículos eléctricos -VE- supera el 20% de la cuota de mercado), están muy avanzados los planes para construir una importante flota de barcos híbridos enchufables, que utilizarán motores de gas natural y una propulsión eléctrica con energía suministrada por potentes acumuladores que se cargarán en tierra y en alta mar usando paneles solares y que incluye todo tipo de buques.

A su vez, en nuestras islas, en estas últimas semanas, hemos sido testigos de una campaña promovida por una asociación fantasma, la Asociación de Usuarios de Vehículos de Energías Alternativas (AUVEA) , detrás de la que no es difícil ver la larga mano de una importante petrolera con intereses en la implantación del gas en nuestra tierra, que no se ruboriza por falsificar escandalosamente los datos de matriculaciones para decir que “los conductores canarios se decantan por el autogas frente al coche eléctrico”, o que “las ventajas ecológicas del autogas sobre el vehículo eléctrico son superiores en Canarias”.

Lo cierto es que en el mes de enero en el estado español y según datos de la DGT, las matriculaciones de VE aumentaron un 195%, que en valores absolutos no suponen todavía cifras significativas pero que empiezan a marcar tendencia.

En el año 2015 las matriculaciones en todo el mundo de este tipo de vehículos tuvieron un crecimiento de un 60%, todo ello a pesar del abaratamiento del petróleo y sus derivados hasta valores de hace décadas.

Por los avances tecnológicos, que llegarán en tromba cuando las grandes marcas se decidan a competir por entrar de lleno en este mercado y por el abaratamiento de componentes (las baterías han caído más de un 35% al mismo tiempo que aumentan considerablemente sus capacidades), se calcula que en los próximos seis años el precio de los VE será similar al de los de combustión. En EE.UU. Chevrolet y Tesla empiezan a comercializar VE de gama media, con 400 km de autonomía y con un precio inferior a los 27000 € y todas las grandes multinacionales del sector, incluso algunas de otros, como Apple y Google, tienen planes para no perder el tren del futuro ni dejar de participar en el reparto de la suculenta tarta del mercado del vehículo eléctrico.

En Canarias, al margen de esas campañas de los “lobbies” al servicio de lo viejo y que ponen palos en las ruedas del futuro, seguramente para ganar tiempo y perpetuar más allá del cenit del petróleo su actual posición de oligopolio, en algunas instituciones se están dando pasos importantes para romper barreras y facilitar el advenimiento de un nuevo modelo energético.

En este sentido debemos destacar la labor que está haciendo el Cabildo de Gran Canaria, que con la llegada de Antonio Morales, un político con visión de futuro, ha inclinado la balanza del lado de la energías verdes, o la del propio Ayuntamiento de La Laguna, donde a instancias Unid@s se puede se ha aprobado una moción para incentivar la introducción del vehículo eléctrico en todo el municipio.

No podría encontrar mejores palabras para resumir lo que supone el vehículo eléctrico para la movilidad en nuestra tierra, que las que para otro contexto usó el gran poeta uruguayo Mario Benedetti: “Lento pero viene/ el futuro se acerca/ despacio/ pero viene”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s