Semana laica por Rubens Ascanio Gómez (Portavoz de Unid@s se puede)

Rubens Ascanio Unid@s se puede

No soy creyente, nunca lo he sido, pero sí reconozco que en estos días de Semana Santa no puedo dejar de sentir la emoción del observador de un hecho religioso popular y de gran arraigo, que además implica el esfuerzo voluntario de cientos de personas a través de cofradías y hermandades.

En estos días La Laguna se llena de olores, sonidos e imágenes que te trasladan a otros tiempos, que conectan con un sentimiento religioso profundo y el colorido de unas imágenes barrocas que son auténticas joyas del patrimonio artístico canario. Nunca he sido parte activa de ese fenómeno religioso, pero reconozco que cada año lo observo con respeto, como un elemento más de una tradición heredada, pero está viva y por ello ha variado en el tiempo.

Las crónicas de los viajeros que recalaron en nuestras costas durante la edad Moderna, especialmente los de países protestantes, narran una Semana Santa diferente, llena de penitentes e incluso cofradías de esclavos y libertos que bailaban ante determinados pasos. Sus palabras y reflexiones son un ejemplo de como esta tradición evoluciona al ritmo que lo hace la religiosidad popular y a la sociedad que la alberga.

A estas alturas del siglo XXI las ideas de laicidad y aconfesionalidad van tomando cada vez más fuerza en todas las instituciones públicas, aunque en nuestro caso sea mucho tiempo después de los avances logrados con la revolución francesa. A pesar de los años de oscuridad, donde los jefes de Estado iban bajo palio, cada vez se entiende menos que un cargo público deba ser un actor principal de unos eventos religiosos que deben estar lejos de la política.

Lo tradicional, lo de siempre, cambia con el paso del tiempo, no tengamos miedo a ello. Ahora, también por respeto al propio elemento religioso, toca sacar la política de los actos religiosos, olvidar el desfile con frecuencia hipócrita y forzado de cargos públicos que no comparten esas creencias pero que participan dentro de una visión antigua de la representatividad colectiva, que estaba unida a lo religioso, que era todo uno.

En nuestro caso la apuesta por la laicidad no solo la llevamos en el código ético, forma parte de un programa electoral que fue apoyado por miles de laguneros y laguneras, construido desde el respeto a una sociedad diversa como la nuestra, cada día más plural, en la que la mezcla de política y religión, sea la que sea, es un elemento difícil de entender. Es por ello que en estos días nos verán en las calles, como un vecino más, no dentro de las procesiones, que deben quedar para los fieles.

Nuestra sociedad celebra su diversidad desde el respeto mutuo, desde ese respeto y diversidad les deseo que disfruten de estos días como mejor les parezca, y que si pueden y quieren, no dejen de visitar nuestro municipio, la ciudad histórica, pero también sus pueblos y barrios, no les defraudarán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s