EL TSJC DA LA RAZÓN A SÍ SE PUEDE EN EL “CASO CANDELARIA MARRERO”

Rueda de prensa_sentencia TSJC grupo mixto

Sí se puede considera una “victoria política” la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que refuta la decisión de Fernando Clavijo, como alcalde de La Laguna, de impedir al concejal de la organización ecosocialista Juan Miguel Mena constituir el Grupo Mixto en el Ayuntamiento lagunero en la pasada legislatura. “Denunciamos la decisión arbitraria de Clavijo porque no podíamos permitir que un cacique se saliera con la suya, al intentar someter a Sí se puede a un chantaje, jugando con la legalidad”, señaló esta mañana en rueda de prensa el portavoz de la organización en la ciudad, Pablo Jerez.

Asesorada por uno de sus abogados, Pedro Fernández Arcila, la organización decidió apelar la conclusión del juzgado de lo contencioso-administrativo ante el TSJC, que se ha expresado de forma contundente, ya que dice “simple y llanamente que por imperativo legal nuestro compañero Juan Miguel Mena Torres formaba parte del Grupo Mixto desde la constitución” de la corporación en 2011.

Arcila lamenta “como siempre, la tardanza de la justicia”, pero manifestó su satisfacción porque la sentencia demuestra que “las decisiones políticas de Sí se puede fueron correctas entonces”. El abogado anunció que la organización evaluará las acciones judiciales que pueden “entablarse ante la contundencia con la que se expresa el tribunal en esta sentencia”, ya que “no hay que olvidar que el código penal contempla penas para las personas que en el ámbito administrativo o político tomen decisiones que supongan merma de los derechos fundamentales” y las decisiones de Clavijo han supuesto una pérdida de derechos de participación política para el concejal y para la organización ecosocialista.

En este sentido, el miembro del Comité Local de Sí se puede y colaborador de Juan Miguel Mena en el anterior mandato, Rubens Ascanio, recordó que su organización, “por la alcaldada de Clavijo”, perdió el derecho a participar en casi todas las comisiones informativas, donde se obtiene la información que permite “mantener una labor de control del gobierno”, así como también Mena se convirtió en “el único concejal que no podía pedir comparecencias de otros ediles en el pleno”, algo que solo pudo compensar gracias a la generosidad de Por Tenerife, que le cedió la oportunidad en alguna ocasión.

Esta pérdida de derechos “recayó sobre los miles de laguneros y laguneras que nos votaron”, aseguró Ascanio, quien destacó el esfuerzo que tuvo que hacer Sí se puede al equipararles el alcalde con una concejala tránsfuga: “perdimos el local, y tuvimos que hacer un sacrificio con compañeros y compañeras con los que, gracias a sus donaciones, pudimos garantizar la continuidad de la labor política de Sí se puede en el Ayuntamiento lagunero”.

Por ello, Ascanio se mostró favorable a que “si se han vulnerado derechos constitucionales, que los responsables políticos asuman todas las consecuencias” y reiteró la voluntad expresada por Sí se puede en 2014 de no someterse a la presión de Clavijo, que “tiene plena vigencia”.

“Creo que esto tiene que tener una respuesta”, añadió Fernández Arcila, “por el bien de la opinión pública, para que conozca qué clase de presidente del gobierno tenemos ahora, qué clase de alcalde tuvimos en esos momentos, pero también para seguir esa la lucha incansable, que no tiene fecha, contra la corrupción contra el transfuguismo, que es una de las vertientes más corruptas del mal hacer político”.

Los hechos

Jerez recordó que Clavijo tuvo dos oportunidades para actuar correctamente: en 2011, permitiendo a Mena integrar formalmente el Grupo Mixto, y en 2014, cuando se produjo un cambio en la constitución de la corporación. Entonces, según detalló Fernández Arcial, Candelaria Marrero (exconcejala) abandonó la coalición de la que formaba parte y el alcalde y actual presidente autonómico vio la oportunidad de darle un sueldo y sumarla así a su grupo para contar con la posibilidad de una mayoría absoluta y gobernar con independencia del PSOE –su socio de gobierno–, durante el resto del mandato, de darse una eventual ruptura.

El concejal ecosocialista, “de forma honesta y clara”, rechazó la iniciativa de Clavijo para promover el transfuguismo y “este trabajo limpio y honesto de nuestro compañero molestó sobremanera a Clavijo, quien, con el apoyo de técnicos que tenía a su sueldo en una asesoría jurídica creada exprofeso para este tipo de asuntos, lo declara como concejal no adscrito, con lo que pierde los derechos políticos y los derechos económicos, porque intentaban asfixiar económicamente la labor política que desarrollaba Sí se puede en La Laguna”, apuntó el abogado.

La figura de la “no adscripción” se reserva para los comúnmente llamados “tránsfugas”, con el impacto que tiene además sobre la opinión pública declarar así a un cargo público. Jerez y Fernández Arcila coincidieron en destacar el papel del PSOE en este asunto, que “actuó como simple comparsa” (Fernández Arcila) y “que quedan ahora en evidencia junto al alcalde actual, José Alberto Díaz” (Jerez), porque apoyaron sin fisuras a Clavijo en buena parte de sus arbitrariedades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s